Tipos de Calderas


Las calderas de biomasa pueden clasificarse atendiendo al tipo de combustible que admiten y a la clase de tecnología que utilizan.

Según tipos de combustible, existen tres tipos:

Calderas sólo de pélets, suelen ser pequeñas (hasta 40 kW) y altamente eficientes. Destaca su compacidad debido a la estabilidad del combustible suministrado.

Calderas de biomasa, su tamaño va desde los 25 kW . No admiten varios combustibles simultáneamente, aunque se puede cambiar el combustible si se programa con suficiente antelación el vaciado del silo, la nueva recarga y la reprogramación de la caldera.

Calderas mixtas o multicombustible, admiten varios tipos distintos de
combustible, cambiando de unos a otros de manera rápida y eficiente, como por
ejemplo pélets y astillas. Pueden ser de tamaño mediano (hasta unos 200 kW) o grande.

Independientemente de su potencia, el RITE excluye explícitamente la necesidad de escalonar la potencia para las calderas de biomasa.

De acuerdo a su tecnología, las calderas se dividen en cuatro grupos:

Calderas convencionales adaptadas para biomasa Suelen ser antiguas calderas de carbón adaptadas para poder ser utilizadas con biomasa o calderas de gasóleo con un quemador de pélets. Aunque resultan baratas, su eficiencia es reducida, situándose en torno al 75-85%. Suelen ser semi-automáticas pues al no estar diseñadas específicamente para biomasa, no disponen de los medios apropiados para su correcto mantenimiento y limpieza. Es de destacar que existen varios fabricantes nacionales de este tipo calderas.

Calderas eficientes de biomasa, diseñadas específicamente para un biocombustible determinado (pélets, astillas, leños, …), alcanzan rendimientos de hasta un 92%, aunque suele ser posible su uso con un combustible alternativo a costa de una menor eficiencia. Generalmente se trata de calderas automáticas ya que disponen de sistemas automáticos de alimentación.

Calderas mixtas , permiten el uso alternativo de dos combustibles, haciendo posible el cambio de uno a otro si las condiciones económicas o de suministro de uno de los combustibles así lo aconseja. Precisan no obstante un almacenamiento y un sistema de alimentación de la caldera para cada combustible, por lo que el coste de inversión es mayor.

Calderas de pélets de condensación, pequeñas, automáticas y para uso exclusivo de pélets, estas calderas recuperan el calor latente de condensación contenido en el combustible bajando progresivamente la temperatura de los gases hasta que se condensa el vapor de agua en el intercambiador. Mediante esta tecnología, el ahorro de combustible es del 15 % respecto a una combustión tradicional.

   Todas las calderas de biomasa son de tipo atmosférico, lo que significa que el hogar de la cámara de combustión se encuentran a presión ambiente. Sobre las calderas de tipoatmosférico el RITE afirma que queda prohibida la instalación de calderas de tipo atmosférico , es de vital importancia aclarar que dicha afirmación excluye las calderas de biomasa.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s